Discurso del Presidente de AMI en el Congreso 2013

André Roberfroid, el presidente de AMI (Asociación Montessori Internacional) dio el siguiente discurso en la apertura del 27 Congreso Internacional Montessori el 31 de Julio de 2013. La versión original la podéis encontrar aquí. He traducido al español algunas de las ideas que expuso, especialmente interesantes.

Andre Roberfroid, presidente de AMI

Andre Roberfroid, presidente de AMI

Reto a este Congreso a iniciar una nueva era para nuestro movimiento. Una era en la que la diversidad reemplazará a la división, en la que las diferencias ayudarán a servir a los niños de forma más eficiente. Una era en la que todas las organizaciones Montessori se respetarán mutuamente. Una era en la que cada uno de nosotros se regirá por la voluntad de mejorar lo que hacemos en lugar de caer en la tentación de sabotear lo que hacen otros. Sé que algunos de vosotros han empezado a trabajar en esta dirección, y doy la bienvenida a sus esfuerzos.

Nuestros niños están creciendo en un mundo que cambia tan rápidamente y de forma tan radical, caracterizado por una multiplicidad de crisis. Económica y financiera, por supuesto, pero también crisis de valores y de liderazgo. Con un futuro tan incierto, los diversos modelos educativos alrededor del mundo tienen una cosa en común: están en crisis.

Crisis de propósito: ¿para qué educamos a nuestros niños? ¿Para ser un ingeniero, un granjero, un programador, un comercial… o un ciudadano? En la mayoría de modelos educativos esto ni siquiera se plantea. […] El fin último de la educación Montessori es hacer capaz al niño de ser un ciudadano responsable en una sociedad pacífica y armoniosa.

Todos reconocemos que el acceso a una buena escuela Montessori sigue siendo una dificultad. Actualmente la mayoría de niños que acuden a nuestras escuelas pertenecen a las clases privilegiadas de la parte privilegiada del mundo. Esto no es aceptable, y no hay excusa. Montessori no tiene que ser caro. Tenemos ejemplos positivos en algunos de los países más pobres del mundo, demostrando que un ambiente Montessori efectivo, apoyado por profesores entrenados y motivados, puede darse a niños sin recursos o con escasos recursos. Solo para mencionar algunos, Kenia, Tanzania, Sudáfrica, Senegal, Côte d’Ivoire, Haiti, Bhutan, Nepal, la provincia de Tamil Nadu en India o aquí en Estados Unidos, entre las comunidades más pobres de Texas o Minnesota.

El movimiento Montessori se esté expandiendo. Crece raṕidamente en los países emergentes. Tailandia, China, India y Vietnam está liderando el movimiento. Algunas experiencias en África demuestran que la innovación y la creatividad pueden desarrollar la educación Montessori en un entorno particularmente desfavorable y a un coste razonable.

Australia nos ha enseñado que la división se puede superar, que se puede lograr conectar con el sector público, habiendo negociado con éxito un curriculum nacional Montessori. América Latina se está uniendo, liderado por una comunidad vibrante en Mexico y comienzos prometedores en Argentina, Chila, Ecuador, Brasil y otros.

Hay signos de revitalización del movimiento en Europa. En muchos países se están abriendo cursos para formadores, particularmente en la parte Este del continente. Y aquí en Estados Unidos, donde está la mayor comunidad mundial, observamos la voluntad creciente de tomar parte en el debate nacional sobre la educación, de superar la división tradicional del movimiento, sentando las bases del Montessori del siglo XXI.

También estamos creciendo cualitativamente.Hemos progresado para la etapa adolescente y para infantil. Respondemos mejor a los niños con necesidades especiales. Experiencias exitosas demuestran que también se puede aplicar Montessori a la tercera edad.

Nuestra ambición va más allá de la escuela. En un aula Montessori ofrecemos a los niños la oportunidad de ejercer la libertad, mientras se practica el respeto mutuo y la solidaridad. No hay un fin más noble para los adultos que ayudar a que los niños construyan una sociedad en la que la libertad sea la norma, el respeto sea lo natural y la solidaridad sea el instrumento para conseguir la armonía.

Amigos, creo que es un privilegio estar hoy en esta sala y compartir este objetivo.

Así que vamos a trabajar.

spacer